[Murcia] Cajamurcia ‘huye’ del ladrillo y deja plantadas a las autoridades en dos macroproyectos

Cajamurcia pretende abandonar sus principales operaciones inmobiliarias en marcha, a pesar de que las administraciones local y regional implicadas en dos macroproyectos en los que la entidad bancaria es pieza clave, han acelerado los procedimientos administrativos para comenzar las obras. Los polémicos desarrollos urbanísticos de Cabo Cope y la ciudad de Murcia, unas 6.300 viviendas en total, se quedan ahora empantanados.

El primer indicio de esta nueva orientación vino con la publicación el viernes de un comunicado de Banco Mare Nostrum (BMN), formado por Cajamurcia, Caja Granada, Caixa Penedès y Sa Nostra, que anunció la salida a la venta sin IVA de 6.500 viviendas propiedad del grupo “con el objetivo de reducir el riesgo inmobiliario”. De esas casas, 1.500 están construidas en la Región de Murcia, que es la cuarta de España con mayor porcentaje de terminadas e invendidas, unas 30.000 según cálculos del sector.

Preguntado qué relación podría tener la decisión de venta sin IVA de las viviendas con el hecho de que Ayuntamiento de Murcia y la Comunidad Autónoma hayan acelerado administrativamente durante el verano los proyectos de la Fuensanta (1.300 viviendas) y Marina de Cope (unas 5.000) en los que Cajamurcia figura como propietario parcial de terrenos, un portavoz autorizado contestó por escrito que en ambos lugares la entidad “lo que tiene son unos terrenos desde hace ya varios años, que en estos momentos pretende vender”. El portavoz añadió que Cajamurcia “no quiere desarrollar directamente iniciativa urbanística alguna”.

Críticas medioambientales y urbanísticas

Los proyectos la Fuensanta y Marina de Cope en los que Cajamurcia, a través de su sociedad inmobiliaria Suma, mantiene intereses han sido muy criticados por sus afecciones medioambientales y urbanísticas sobre terrenos protegidos en los alrededores de la capital murciana, el primero, y en el parque regional en la costa al norte de Águilas, el segundo.

Sin embargo, las administraciones local y regional parecen dispuestas a seguir adelante con ellos. La Consejería de Obras Públicas aprobó el pasado 23 de agosto las modificaciones necesarias de los planes urbanísticos de Águilas y Lorca para que sea posible continuar los trámites de la macrourbanización junto al mar de Marina de Cope. En este desarrollo, el principal poseedor de terreno es Iberdrola, que pretendió construir una central nuclear en él en los años setenta, junto a otros pequeños propietarios.

El plan parcial de La Fuensanta (el ZB-Az1-2) consiguió aprobación definitiva en mayo, publicada en el Boletín Oficial de la Región de Murcia el día 24 de ese mes, a pesar de que nunca pasó el trámite de aprobación inicial en el Ayuntamiento de Murcia y, por tanto, nunca estuvo en exposición pública por lo que nadie pudo hacer alegaciones. En esta operación, junto a Suma Inmobiliaria (Cajamurcia) con algo más del 9%, figuran como principales propietarios la comunidad de monjas Hermanas Clarisas, con un 37,67%, a pesar de que en el registro del catastro quien figura como propietario es el Cabildo Catedralicio de la Diócesis de Cartagena, cuyo deán es el canónigo José Antonio Trigueros. Preguntado al respecto el pasado lunes en una emisora de radio, el obispo de la Diócesis, Juan Antonio Lorca Planes, se desvinculó del asunto diciendo que era cosa del Cabildo, cuyo deán nombra él.

Otro partícipe propietario en la documentación de este plan parcial es Inverovide S.L. con el 13,29% y sede en la calle Ferraz 79 de Madrid. Personas vinculadas a esta sociedad están actualmente bajo investigación judicial en el sumario UMBRA relativo a un convenio urbanístico que presuntamente causó daño patrimonial al ayuntamiento de Murcia y en el que está imputado el anterior concejal del ramo Fernando Berberena, según figura en un documento elaborado por la Plataforma de Defensa del Paisaje de la Fuensanta, que agrupa a una veintena de asociaciones de vecinos y colectivos ciudadanos de distinto signo de Murcia.

La decisión de Cajamurcia de abandonar esos dos desarrollos urbanísticos puede comprometer seriamente su futuro a no ser que encuentre rápidamente comprador o compradores, cosa difícil debido al “pinchazo” de la burbuja inmobiliaria, opinan fuentes del sector consultadas.

% ElConfidencial %

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s