[Texto] Sueños.

Hay pocos entre nosotros que no se hayan despertado algunas veces antes del alba, después de una de esas noches sin sueños que nos hacen casi enamorados de la muerte.

Las luces apagadas están donde las habíamos dejado y al lado yace el libro a medio cortar que recorríamos,o la carta que teníamos miedo de leer o que leíamos con demasiada frecuencia.

Nada nos parece cambiado. Fuera de las sombras irreales de la noche resurge la vida real que conocimos.

Nos es preciso reanudarla donde la dejamos y se apodera de nosotros un terrible sentimiento de la continuidad necesario, de la energía, en el mismo círculo fastidioso de costumbres estereotipadas, o quizás un salvaje deseo de que nuestros párpados se abran alguna mañana sobre un mundo que hubiese sido creado de nuevo en las tinieblas para nuestro placer, un mundo en el cual, algunas cosas tendrían nuevas formas y colores, que estaría cambiado o que tendría otros secretos.

Hasta la remembranza de la dicha tiene sus amarguras y el recuerdo de los placeres, su dolor.

Lobo, Libertario.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s